El problema de Japón con las medidas monetarias

Fuji, Japón

La situación económica japonesa es problemática desde hace años. Todos los indicadores llevan muchos años tristes y planos sin ningunas ganas de despertar.

Para solucionar esto, primero se hizo un QE para pasar después al famoso Abenomics. Esta forma económica está basada en una política de expansión monetaria sin parangón. Hay que decir que no ha conseguido gran cosa o incluso se podría llegar a decir que la ha empeorado.

El problema que hay en Japón ahora mismo es ¿Qué hacemos ahora? Lo han probado todo y no hay manera de arrancar el país y alejarlo del estancamiento.

La última proposición es imprimir dinero de forma infinita. Esto puede resultar sumamente peligroso para la economía nipona.

Japón sigue inmerso en la crisis que arrancó a finales de los años 80 por culpa de los precios inmobiliarios. Desde entonces no ha levantado cabeza. Este país es importante para nosotros porque todo lo que les está ocurriendo es muy probable que después pase aquí.

Japón se ha visto obligada a poner en práctica medidas que han causado polémica en todo el mundo. La más famosa de ellas es el Quantitative Easing que aquí también se ha puesto en práctica. Todo esto se ha realizado para monetizar la deuda estatal, que en Japón está sobre el 234%, la mayor de todos los países civilizados.

Entre los efectos positivos están una reactivación de la bolsa japonesa y la caída del Yen facilitando así las exportaciones. Los efectos negativos son todos los demás, esto no ha reactivado la crisis sino que la prolongado más allá de lo que ya llevaba inmersa. Se puede decir que Abenomics ha sido un fracaso absoluto.

El problema no es tan solo la situación actual mediante está política expansiva, sino que piensan arreglarlo con un QE mayor, una cantidad ilimitada de yenes en el mercado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *